Va tomando forma

por cvillalpando

Ayer, México se levantó con una clara victoria de 2-0 contra la débil Nueva Zelanda, que aunque se paró bien en el campo, no aportó lo suficiente como para poner a la Selección Mexicana en reales aprietos. Amén de eso, hubo quienes resaltaron más que otros, ya sea por sus ganas de ganarse un lugar o por su ritmo actual en sus respectivas ligas.

Respetando todo lo que significa su carrera, su figura y su talento, me parece que Cuauhtémoc Blanco, un jugador de Primera A, no debe estar en la Selección. Repito, todos sabemos del talento que tiene, pero claramente su mente está en otras cosas en vistas de su inminente retiro (su desafortunado programa de TV). El nivel de entrenamiento y exigencia en la liga de ascenso claramente es menor que en cualquier Primera División y eso se vio ayer; con unos kilos de más, intentó quince taquitos y no le salió ninguno. Aceptemos lo que tuvieron que aceptar Francia o Argentina, el tiempo de nuestro ídolo ya pasó. En ese tenor, no entiendo tampoco como Braulio Luna, que tuvo un buen torneo hace dos, está en la Selección. Se siente como si estuviera ocupando el lugar alguien que puede aportar más. Ayer también se notó; simplemente entró al campo y se perdió cualquier empuje ofensivo por la banda izquierda, además de que erró muchos pases a primera vista simples.

El Kaiser, siempre destacado.

El debut como pareja de los hermanos Dos Santos me dejó gratamente sorprendido. De alguna manera se complementaron bien tanto en ataque como en marca. Con características similares como la velocidad y el despliegue físico y con otras tan distintas como las que definen sus roles, creo que -si no este Mundial- para el siguiente pueden formar una mancuerna interesantísima que desplazaría a Torrado a la banca. Suena más descabellado de lo que parece, ya que Jonathan Dos Santos tiene características de marca, de armador y de organizador; las mismas que Torrado. Por cierto, qué pedazo de disparo sacó. Qué bárbaro.

Gio en labor de marca, efectivo.

Sigo creyendo que el Chicharito está mostrando dotes de auténtico crack. Balón que toca, balón que pone a temblar a la defensa opuesta (habrá que ver lo que tienen que decir Cannavaro, Terry o Gallas al respecto, llegado el momento). La dupla formada por el Chicharito y Carlos Vela, complementada con los Dos Santos, fue de lo más sorpendente y rescatable del encuentro. Sorprendente porque nunca pensé que se fueran a entender tan bien cuatro jóvenes, aunque debo reconocer que prefiero al jugador joven que al viejo en cuestiones de ataque. La picardía y el talento nato de cada uno de ellos causó gratas impresiones e hizo mucho más espectacular el juego. Para mí, tres de esos cuatro deben ser titulares en Sudáfrica.

El Chícharo, promesa que apesta a realidad.

Lo que sigo sin entender es qué diablos hace mal el Arsenal. Todas las temporadas son un hospital y muchos de sus jugadores son de vidrio. Algunos argumentan que es porque son jóvenes. Robin van Persie no es tan joven como para seguir lesionado media temporada. El mismo caso en Eduardo, Vela, Walcott… Creo que alguien, encargado del entrenamiento, está haciendo mal su trabajo. Es la única solución que encuentro a tantísimas lesiones: mal entrenamiento. Los músculos no están lo suficientemente fuertes, al nivel de llegar a fracturas que en algunas ocasiones podrían haber sido menos graves de tener un músculo fuerte alrededor. Mi consejo para el extraordinario Vela: que le pida a Juan Iribarren, preparador físico del Tri, una segunda opinión en cuanto a su rutina de entrenamiento y consejos para fortalecer las zonas en las que siempre se lesiona.

Carlos Vela, bueno mientras duró.

Fuera de eso, pocas cosas nuevas se notaron. Aldo De Nigris es un tipo corpulento, fuerte y hábil que puede funcionar como un sustituto interesante. Ricardo Osorio sigue siendo convocado a pesar de su nula actividad (entonces que también llamen a Nery, ya que ese fue el argumento). Me da gusto que ya no se dependa de un jugador de 37 años para sacar el resultado y que el equipo está mostrando precisamente eso, cualidades de equipo. Me gusta el empuje de Guardado y Gio por las bandas, aunque no me gusta que siempre intenten centrar y que en ese sentido el ataque no tenga variantes. Debemos entender que ante jugadores más altos, si seguimos así, nos vamos a quedar en ceros. Me gusta la disciplina de las líneas bajas, que aunque siguen cometiendo errores, van en buen camino a corregirlos. No me gusta que el balón se retrase de más ni que se compliquen a la hora de intentar jugar. Me gusta el valor, la picardía de los jóvenes y sobre todo, me gusta que Aguirre los esté tomando en cuenta. Ojalá de esta manera se dejen de convocar a viejitos que poco o nada pueden hacer, y hablo del caso específico de Luna, no tanto de Blanco, que además de que tiene que trabajar muy duro para ponerse de nuevo en forma, debe ser más inteligente y no intentar dar cada pase de taquito.

Ah, y el uniforme negro: ¡qué belleza!

¿Opiniones al respecto?

Anuncios