De pactos, disciplina y CONCACAF

por Carlos Villalpando

A apenas dos jornadas de estrenar el “pacto de respeto a la Autoridad”, la FMF y en específico la Comisión Disciplinaria ya dejaron ver que el pacto, de respetuoso, nada tiene. Ante los ojos de esta Comisión es lo mismo un par de amarillas por jalar la camiseta que un par de puñetazos en la cara. Se argumenta que fue en respuesta a una provocación pero, francamente, ¿de cuándo a acá no se provocan los defensores y los ofensivos en un tiro de esquina – o en cualquier momento para ser concretos? Las provocaciones son parte del futbol y si no, que le pregunten a cualquier jugador de antaño. Que le pregunten a Maradona, que le pregunten a Gascoigne, a Zidane y a muchos miles más.

La corrupción con la que trabaja esta Comisión Disciplinaria ha salido a relucir apenas a dos jornadas de su existencia, perdonándole dos partidos de suspensión a Mosquera y dejándole uno  (porque no podían quitarle todos; se hubiera visto fatal). No quiero pensar mal y “faltarle el respeto” a esta “autoridad” que tiene el FMF pero me hacen pensar que el hecho de que fuera el América los deja en serios predicamentos. No sé si hubiese sido lo mismo si el afectado hubiese sido Indios o Gallos. Probablemente no.

Se salió con la suya

Se salió con la suya

Esto me recuerda – hilando – los comentarios que alguna vez hicieron Chuck Blazer y Jack Warner en referencia a la Concachampions, pidiendo a los clubes mexicanos y estadounidenses que participaran con sus primeros equipos. Ante eso, pensé: “Si la CONCACAF quiere equipos de “primer nivel” en su competencia, que asegure estadios, canchas y arbitraje también de “primer nivel”. Yo no arriesgaría a que mi jugador más importante se lesionara por irregularidades en el campo (aka Puerto Rico Islanders) o en el arbitraje (aka muchísimos partidos)”. Era un sueño guajiro que Blazer y Warner pidieran eso, francamente.

Ahora creo lo mismo de lo que se pidió en este “pacto”. Los directivos piden honor y respeto a los árbitros. ¡Entonces que los árbitros hagan bien su trabajo y no se equivoquen! Para exigir respeto tienes que ofrecer calidad de primera, y francamente seguimos teniendo a Hugo León Guajardo y al del gobierno aguascaltense pitando. ¿Así cómo? Además, incoherentes, porque los afectados pueden (con toda justicia) apelar las decisiones de la misma Comisión Disciplinaria. ¿Dónde está la confianza, el honor y el respeto por el trabajo que derivó en la decisión original? Y ahora vemos que ni siquiera el trabajo de la propia Comisión está bien hecho, dado que se ha revocado y además se han disminuido ridículamente sanciones que, en principio, eran incluso cortas.

Ahora porque me digan algo malo (o muy bueno) de mi mami en la cancha, puedo soltarle un macanazo a quien lo dijo con la confianza de que sería lo mismo si jalara de la camiseta del rival estando amonestado. Ridículo. ¿Honor y respeto? Gánenselo.

Tarjeta roja a la Comisión Disciplinaria

Tarjeta roja a la Comisión Disciplinaria

Anuncios