* suspiro*

Por Anjo Nava

Hace rato mi querido amigo –y colaborador de este espacio–, el Golden, me mandó el siguiente cartón del maestro Trino Camacho:

La realidad Rojinegra

La realidad Rojinegra

Creo que ante la situación porcentual que vive actualmente el Atlas, no volver a ser campeón, es el último de nuestros problemas.

Anuncios

¡Madres!

Por Anjo Nava

Este 10 de mayo no sólo se celebra el día de las madres. Para muchos aficionados también será el día en el que se llenen de esperanza, porque los equipos que apoyan pasarán a la fase final del torneo. Es el día en el que se definen los ocho equipos que participarán en la liguilla y que tendrán la misma oportunidad de ser campeones. Sin embargo anoche fue una historia muy distinta para los Rojinegros del Atlas. Anoche echaron a perder, por tercera vez, la anhelada oportunidad de acceder a un campeonato. Anoche se acabó el torneo para la Furia.

Nada duele tanto como la humillación

Nada duele tanto como la humillación

Desde tres jornadas atrás, Atlas pudo definir su pase a la liguilla. La primera fue contra Toluca en el Jalisco, en un partido en el que la escuadra tapatía salió bastante bien librada, logrando no recibir goles del superlíder, aunque tampoco pudo concretar los propios. Después viajaron a Morelia, en un encuentro donde la localía de Monarcas se vio amedrentada por la contingencia sanitaria, impuesta en todas las cedes deprtivas, pero que Atlas no supo capitalizar. Tuvo dos veces el marcador a favor y no supo compactarse ni seguir atacando, jugó flojo y pronto Morelia le dio la vuelta al marcador, para terminar en un penoso 4-2. Finalmente ayer, el empate le daba la clasificación. Sólo tenía que sacarle un puntito al Pachuca, porque Jaguares había hecho bien su partido, logrando empatar ante la Máquina. Pero como diría Emmanuel: “todo se derrumbó”. Atlas jugó, mal, sin pasión, regaló balones y fue goleado 5-0.

Debe volver al plantel Rojinegro

Debe volver al plantel Rojinegro

Si Jaguares hubiera perdido contra Cruz Azul, Atlas pasaba independientemente de su propio resultado. La pregunta es, ¿qué hubiera sido peor? Siguiendo esta suposición, Atlas habría jugado nuevamente contra Pachuca o, si existiera algún movimiento en la tabla, contra Toluca. En ambos casos hubiera sido exhibido el mal fútbol del equipo. La directiva no sólo está atrasada en los pagos a los jugadores (que probablemente influyó en el resultado de anoche), sino en el rumbo que deben darle al club. Si realmente quieren aspirar a un título hay muchas cosas por las que deben hacer. Para empezar, La Volpe tiene que volver. Es un técnico para darle continuidad, tiempo y dejarlo traer jugadores. Marioni, Vargas y Achucarro se deben ir. Son delanteros que, aunque técnicamente muy sólidos, tienden a fundirse para el medio tiempo. Esta temporada Marioni no estuvo ni siquiera cerca del nivel que había mostrado, antes de irse a Pachuca. En el draft, Atlas necesita, antes que cualquier otra cosa, un portero, y jugadores de experiencia que acompañen y potencialicen la explosividad de sus canteranos. Edgar Pacheco, de apenas 19 años, fue una de las sorpresas más agradables, que junto con Torres Nilo, Paganoni y Nestor Vidrio dan vida  y esperanza al futuro de los Zorros.

Hoy, 10 de mayo, el Atlas se va anticipadamente de vacaciones, porque en el último partido el equipo no tuvo madre.