Va tomando forma

por cvillalpando

Ayer, México se levantó con una clara victoria de 2-0 contra la débil Nueva Zelanda, que aunque se paró bien en el campo, no aportó lo suficiente como para poner a la Selección Mexicana en reales aprietos. Amén de eso, hubo quienes resaltaron más que otros, ya sea por sus ganas de ganarse un lugar o por su ritmo actual en sus respectivas ligas.

Respetando todo lo que significa su carrera, su figura y su talento, me parece que Cuauhtémoc Blanco, un jugador de Primera A, no debe estar en la Selección. Repito, todos sabemos del talento que tiene, pero claramente su mente está en otras cosas en vistas de su inminente retiro (su desafortunado programa de TV). El nivel de entrenamiento y exigencia en la liga de ascenso claramente es menor que en cualquier Primera División y eso se vio ayer; con unos kilos de más, intentó quince taquitos y no le salió ninguno. Aceptemos lo que tuvieron que aceptar Francia o Argentina, el tiempo de nuestro ídolo ya pasó. En ese tenor, no entiendo tampoco como Braulio Luna, que tuvo un buen torneo hace dos, está en la Selección. Se siente como si estuviera ocupando el lugar alguien que puede aportar más. Ayer también se notó; simplemente entró al campo y se perdió cualquier empuje ofensivo por la banda izquierda, además de que erró muchos pases a primera vista simples.

El Kaiser, siempre destacado.

El debut como pareja de los hermanos Dos Santos me dejó gratamente sorprendido. De alguna manera se complementaron bien tanto en ataque como en marca. Con características similares como la velocidad y el despliegue físico y con otras tan distintas como las que definen sus roles, creo que -si no este Mundial- para el siguiente pueden formar una mancuerna interesantísima que desplazaría a Torrado a la banca. Suena más descabellado de lo que parece, ya que Jonathan Dos Santos tiene características de marca, de armador y de organizador; las mismas que Torrado. Por cierto, qué pedazo de disparo sacó. Qué bárbaro.

Gio en labor de marca, efectivo.

Sigo creyendo que el Chicharito está mostrando dotes de auténtico crack. Balón que toca, balón que pone a temblar a la defensa opuesta (habrá que ver lo que tienen que decir Cannavaro, Terry o Gallas al respecto, llegado el momento). La dupla formada por el Chicharito y Carlos Vela, complementada con los Dos Santos, fue de lo más sorpendente y rescatable del encuentro. Sorprendente porque nunca pensé que se fueran a entender tan bien cuatro jóvenes, aunque debo reconocer que prefiero al jugador joven que al viejo en cuestiones de ataque. La picardía y el talento nato de cada uno de ellos causó gratas impresiones e hizo mucho más espectacular el juego. Para mí, tres de esos cuatro deben ser titulares en Sudáfrica.

El Chícharo, promesa que apesta a realidad.

Lo que sigo sin entender es qué diablos hace mal el Arsenal. Todas las temporadas son un hospital y muchos de sus jugadores son de vidrio. Algunos argumentan que es porque son jóvenes. Robin van Persie no es tan joven como para seguir lesionado media temporada. El mismo caso en Eduardo, Vela, Walcott… Creo que alguien, encargado del entrenamiento, está haciendo mal su trabajo. Es la única solución que encuentro a tantísimas lesiones: mal entrenamiento. Los músculos no están lo suficientemente fuertes, al nivel de llegar a fracturas que en algunas ocasiones podrían haber sido menos graves de tener un músculo fuerte alrededor. Mi consejo para el extraordinario Vela: que le pida a Juan Iribarren, preparador físico del Tri, una segunda opinión en cuanto a su rutina de entrenamiento y consejos para fortalecer las zonas en las que siempre se lesiona.

Carlos Vela, bueno mientras duró.

Fuera de eso, pocas cosas nuevas se notaron. Aldo De Nigris es un tipo corpulento, fuerte y hábil que puede funcionar como un sustituto interesante. Ricardo Osorio sigue siendo convocado a pesar de su nula actividad (entonces que también llamen a Nery, ya que ese fue el argumento). Me da gusto que ya no se dependa de un jugador de 37 años para sacar el resultado y que el equipo está mostrando precisamente eso, cualidades de equipo. Me gusta el empuje de Guardado y Gio por las bandas, aunque no me gusta que siempre intenten centrar y que en ese sentido el ataque no tenga variantes. Debemos entender que ante jugadores más altos, si seguimos así, nos vamos a quedar en ceros. Me gusta la disciplina de las líneas bajas, que aunque siguen cometiendo errores, van en buen camino a corregirlos. No me gusta que el balón se retrase de más ni que se compliquen a la hora de intentar jugar. Me gusta el valor, la picardía de los jóvenes y sobre todo, me gusta que Aguirre los esté tomando en cuenta. Ojalá de esta manera se dejen de convocar a viejitos que poco o nada pueden hacer, y hablo del caso específico de Luna, no tanto de Blanco, que además de que tiene que trabajar muy duro para ponerse de nuevo en forma, debe ser más inteligente y no intentar dar cada pase de taquito.

Ah, y el uniforme negro: ¡qué belleza!

¿Opiniones al respecto?

La triste actualidad de los Gallos

por Carlos Villalpando

Durante 11 años de mi vida viví en la ciudad de Santiago de Querétaro y la primera vez que vi al Santos -mi equipo- fue en el estadio Corregidora. Por eso y por muchas otras memorias los Gallos siempre han ocupado un lugar especial en mi corazón. Ahora que están de regreso en Primera (que alguien les avise) su andar me parece triste, y he aquí las razones de este tipo de debacles.

El Corregidora se llena a pesar de los resultados

El Corregidora se llena a pesar de los resultados

Recientemente fue adquirido mayoritariamente por Grupo ACIR y sé de buena fuente (que ha pedido anonimato) que tras el ascenso de la franquicia el plan era volverlo a vender al mejor postor después de un tiempo, tras aumentar su valía de una división a la máxima. Esto me parece relevante por lo que a continuación pienso plantear.

Creo que lo que ha lastimado al Club Querétaro desde hace mucho tiempo (desde antes, incluso, que el dueño fuera el gobierno del estado, el patronato y obviamente ACIR) es precisamente eso: cambios de dueños y de esquemas, de organigrama y de ideología que han truncado cualquier propuesta a largo plazo que pudiera tener deportivamente el equipo. Y es eso, precisamente, lo que en Querétaro no han sabido implantar: un plan a largo plazo desde las divisiones menores hasta el equipo de Primera División. Y es que cuando un equipo no tiene idea de dónde estará en un año, es lógico que las expectativas caigan y se pelee menos por conseguir los resultados. Sobre todo en anteriores administraciones esto ha sido clave para el descenso del equipo: desde no cumplir con los minutos de menores en el 2007, que causaron que el equipo perdiera 3 puntos y por lo tanto descendiera, hasta los largos periodos que pasaban los jugadores sin percibir pago alguno. Esto, y desde la administración pasada (el patronato) no ha sido así porque se ha tomado con mayor seriedad. Creo que la adquisición del equipo por parte de ACIR es algo bueno porque conozco a la empresa y sé que la gente al frente es brillante, buena y trabajadora.

Celebrando en el centro de Querétaro

Celebrando en el centro de Querétaro

El Club Querétaro tiene que trabajar en dos aspectos fundamentales que en años pasados se han ido deteriorando rápidamente: lo anteriormente planteado (proyecto a largo plazo) y la identidad del equipo. Los Gallos siempre han gozado de popularidad en la ciudad, los estadios, si no se llenan, sí que llegan a las tres cuartas partes o cuando MENOS a la mitad del estadio, alrededor de unas 20,000 personas (el estadio repleto sienta a 37,575 aficionados). Medio Corregidora es más de lo que entra en un lleno total en el Estadio Corona de Torreón. Es una afición dedicada, que ama a su equipo y que siente un profundo arraigo hacia un equipo que ha ganado y ha perdido, que se la vive en ese limbo entre el fracaso y el éxito (siendo el éxito -una medida subjetiva siempre- el ascenso a Primera y la permanencia). El problema viene de fondo y es mucho más simple: el Querétaro no tiene cantera. Y no es una ciencia entender que la cantera es la identidad. Hay que ver a Pumas, que sin grandes figuras logran -casi siempre- figurar dentro de los primeros planos y ser uno de los equipos más queridos de nuestro balompié. Claro, la premura de la permanencia es más importante que el desarrollo de Gallos jóvenes, aparentemente, pero esto es algo que el Querétaro no tendría que estar discutiendo a estas alturas. Han tenido años en Primera A para formar cantera. Tal vez entonces los jugadores sentirían la camiseta como Mauro Gerk, como Guadalupe Martínez y como Margarito González, otrora capitán relegado a la banca.

Los pocos jugadores que han logrado mantenerse en el equipo (Margarito, Guadalupe, Mauro, entre pocos otros) han tenido que vivir y soportar grandes fracasos y unas pocas glorias. Gerk, gracias a su permanencia en Querétaro, es el máximo romperredes de la institución y uno de los grandes… en Primera A.

Hay afición, infraestructura y estadio. Falta la parte administrativa: el plan a largo plazo y la formación de identidad.

Hay afición, infraestructura y estadio. Falta la parte administrativa: el plan a largo plazo y la formación de identidad.

Es decir, el Querétaro es un ejemplo de mala administración. Tienen afición, estadio, infraestructura y una empresa sólida detrás. Mucho de lo anterior lo envidiarían muchos equipos de Primera. El problema es muy básico, mas no significa que la solución sea simple. Es un proceso de años de trabajo en los que probablemente Querétaro conocerá las beldades de la nueva Liga de Ascenso antes de volver a ascender. La clave es la constancia. Esperemos que ACIR -y confío en ello- no vea al Querétaro meramente como a un dólar en la crisis, que aumentado su valor lo cambie al mejor postor. Esperemos que ACIR entienda que tiene en sus manos una verdadera mina de oro y que si sabe invertir sus recursos y su tiempo, podrá tener, en vez de un dólar, muchos más, y de paso hacer que una institución con 59 años de historia sepa lo que es tener un verdadero equipo de futbol por primera vez desde hace ya mucho tiempo. Esperemos que, la siguiente vez que asciendan, en Querétaro ya haya todo un ejército de jugadores queretanos, con sentimiento hacia su equipo y comandados por los viejos lobos de mar de siempre: Margarito, Guadalupe y Mauro.

Mauro Gerk, ídolo queretano.

Mauro Gerk, ídolo queretano.

Hay que formar un proyecto a largo plazo. Hagan de un diamante en bruto una verdadera institución de futbol. Denle una alegría y gánense el corazón de toda una ciudad, de una afición que ha sido siempre fiel pese a los traspiés de su equipo. Eso también es negocio.

Este tipo no es humano

por Carlos Villalpando

Lo ha vuelto a hacer. El jamaicano Usain Saint Leo Bolt ha demostrado una vez más que es un prodigio de la naturaleza. En el Mundial de Atletismo, que se lleva a cabo en Berlín, Bolt ha asombrado al mundo una vez más en dos de las pruebas deportivas más espectaculares que existen.

Apunta a las estrellas, atlante

Apunta a las estrellas, atlante. Bolt le hace honor a su nombre.

Un prodigio genético, a sus casi 2 metros de estatura tiene una coordinación motriz extraña para gente de su estatura. Además, tiene perfectamente controlado el TNT que lleva en sus poderosos e invencibles músculos. Hay que analizar lo que tal fenómeno de la naturaleza ha causado:

– El récord de los 100 metros planos se había logrado bajar 12 centésimas de segundo desde Carl Lewis, en el ’91, y hasta Asafa Powell, en el ’07. Notable, sí. Entonces llegó Bolt: de entrada, le bajó 2 centésimas (.02”) al récord de Powell. En poco más de un año (15 meses desde Nueva York) él sólo ha bajado su propio récord en 14 centésimas. Los demás tardaron 16 años en bajarlo 12. Él, en poco más de un año, lo ha bajado en 14.

– El récord de los 200 metros planos (se dice que la verdadera prueba más veloz del mundo deportivo) lo portaba orgulloso Michael Johnson, el mismo Johnson que nos deslumbró en Atlanta ’96, con un crono de 19”32. Este récord había sido reducido en 52 centésimas desde que se instauró el reloj electrónico, en México ’68, y hasta Atlanta ’96. Entonces volvió a llegar Bolt y de entrada rebajó otras 2 centésimas al récord en Beijing. Un año después, ha restado 11 centésimas (¡ONCE!) a su propio récord. En total, ha reducido el récord de Johnson por 13 centésimas.

A casi 6 metros de Edward, Bolt rompió su propia marca

A casi 6 metros de Edward, Bolt rompió su propia marca.

Bolt es de lo más destacado que hemos presenciado en el último año – y en toda la historia – en cuanto a lo que capacidades humanas se refiere. Nos ha asombrado, inspirado y dejado atónitos incluso cuando el atletismo ni nos vaya ni nos venga. Uno de aquellos fenómenos que la humanidad entera reconoce por su perfección, precisión y fortaleza. Un verdadero héroe moderno, como los que existen en los poemas y cantos griegos. Su carisma, además, lo ha hecho un personaje querido por muchos y odiado por los pocos dinosaurios que no comprenden que el deporte siempre fue un espectáculo. Bolt es un digno representante del potencial humano y es una máquina cuya perfección pocos olvidaremos.

Llegará un punto en que los récords se dejen de romper. Ese punto será cuando Bolt decida retirarse. Ave, Usain, y feliz cumpleaños.

El producto de la regla 20/11: marketing y emoción

por Carlos Villalpando

A cuatro años de que la regla 20/11 se instauró en nuestro futbol, hemos visto un sutil pero siempre benéfico cambio al sistema que se venía manejando antes.

México tiene la particular tendencia a temerle a lo joven y apostarle a lo experimentado. Esto no necesariamente es bueno ya que tiene varias repercusiones, por ejemplo:
1) Los futbolistas jóvenes, por simple estadística, siempre han sido los que mejor carrera desarrollan en un futbol de alto nivel. Es decir, mientras más jóvenes emigran, mejor les va. Ejemplos, muchos, pero para centrarnos en nuestro futbol: Andrés Guardado, Carlos Vela, Giovani dos Santos, Héctor Moreno y anteriormente Rafael Márquez y Hugo Sánchez. Existen honrosas excepciones, como Luis García y Carlos Salcido.
2) Un jugador joven es más fácil de moldear. Esto es bueno porque primero, se puede identificar mejor con el club en el que están (Omar Arellano, Javier Hernández, Guillermo Ochoa). Se vuelven, a su vez, promesas, presente y futuro del club, convirtiéndolos en emocionantes figuras en sus equipos. No es lo mismo una estrella con proyección que una estrella que no crecerá mucho más. La afición espera año con año verlos crecer hasta niveles que no conocemos. Daniel Ludueña difícilmente mejorará, y a pesar de ser ídolo y figura, ya vimos lo que tiene y no nos emociona ver lo que no ha mostrado. En cambio, no sabemos si a Arellano le espera una prometedora carrera en Europa (y creo que sí).

Las principales campañas de las principales marcas se centran en los jugadores jóvenes. Adidas se centra en Messi...

Las principales campañas de las principales marcas se centran en los jugadores jóvenes. Adidas se centra en Messi...

Estos dos ejemplos no sólo benefician al nivel sino al tipo y cantidad de mercadeo que se puede tomar del potencial de estas jóvenes estrellas. Yo siempre me he declarado fan del jugador joven por su inocencia, su picardía y su falta de maña. Esto no tiene nada que ver con el nivel futbolístico, sino con el tipo de futbol que se practica, sobre todo, en un país con una liga tan mañosa como la nuestra. Pero ésa es una opinión personal.

Veamos ahora las reales repercusiones futbolísticas que ha tenido esta regla. La Selección Nacional bajó considerablemente su promedio de edad y aunque en recientes meses nos ha dejado más dudas que satisfacciones, creo que es el camino a seguir. Las selecciones más potentes del mundo tienen en sus astros a jugadores jóvenes. Benzema, Ribéry, C. Ronaldo, Messi, Rooney, Torres, Fábregas, Robinho y centenares más son pilares en sus selecciones. Giovani dos Santos se va lentamente perfilando a ser el pilar de nuestra selección. Recordemos que apenas tiene 21 años. Le quedan 4 para ponerse al nivel de los mencionados anteriormente.

...y Nike en Rooney.

...y Nike en Rooney.

Es cierto que los jugadores más constantes tienen entre 26 y 30 años, sí, y probablemente también tengan mejor nivel futbolístico en general. Pero lo que hay que ver es que ellos son jugadores consagrados que, contrario a crecer, van a comenzar a descender. Es por eso que un Miguel Sabah, a sus 29 años, no es la respuesta al crecimiento de una selección nacional. Su súbito “repunte” no emociona a nadie. En cambio, tenemos nuestras esperanzas puestas en Vela y cada año esperamos que se consagre, a pesar de su juventud y la difícil competencia que tiene en su club y su liga. Confiamos y nos esperanzamos. Eso nos hace seguirlo, quererlo y tenerlo en una esfera de fanatismo muy distinta a aquella en la que está Sabah.

Lo joven ilusiona.

Lo joven ilusiona.

Hay quien dice que esta regla no sirve y que los talentosos debutarán jóvenes, con o sin regla. Este no ha sido el caso en México. Es una realidad que a los jugadores se les debutaba a los 22 o 23 años, edad en la que, para otras ligas, ya son muy viejos. Wayne Rooney tiene 24 años y llevamos 5 años o más escuchando de él.

Y lo joven vende.

Y lo joven vende.

Mercadológicamente también es favorable centrarse en jugadores jóvenes porque primero, representan el producto del trabajo de fuerzas básicas de un club (casi siempre) y como tal, su amor a la camiseta es mayor al de alguien que, en vez de tener 10 años con un club, ha tenido 10 clubes en 10 años. Esto engancha a la afición. Segundo, la “promesa” del potencial de un jugador sólo se podrá ver a futuro, con paciencia y trabajo. Esto también engancha a la afición a seguir a sus jóvenes, quienes los enamoraron por su espontáneo talento, su identidad con los colores y generan una emoción particular. Se dice “ahí se viene Arellano” entre los chivas, se dice “ahí se viene Ochoa” entre los americanistas, “ahí se viene Andrade” entre los cruzazulinos, “ahí se viene Juárez” entre los pumas. Es una particular emoción que engancha y que vende. Esto es innegable.

El futuro de muchos equipos ya es un presente gracias, en gran medida, a esta regla

El futuro de muchos equipos ya es un presente gracias, en gran medida, a esta regla.

Dentro de todo, ¿ha servido la aplicación de esta regla? Creo que sí. Grandes talentos han surgido en estos últimos 4 años. Algunos para la liga local, otros para las ligas más importantes del mundo. Ejemplos, sobran. Desde Guardado hasta el “Chema” Cárdenas, nuestro futbol se ha visto renovado con emocionantes – y a veces decepcionantes – prospectos de un futuro brillante que podría venir. Esto ocurría, la diferencia es que antes gozábamos de estas promesas durante 3 años, en que eran ya “consagrados” y por edad misma, “estancados”. Ahora agregamos 3 a 5 años más a la emoción.

De pactos, disciplina y CONCACAF

por Carlos Villalpando

A apenas dos jornadas de estrenar el “pacto de respeto a la Autoridad”, la FMF y en específico la Comisión Disciplinaria ya dejaron ver que el pacto, de respetuoso, nada tiene. Ante los ojos de esta Comisión es lo mismo un par de amarillas por jalar la camiseta que un par de puñetazos en la cara. Se argumenta que fue en respuesta a una provocación pero, francamente, ¿de cuándo a acá no se provocan los defensores y los ofensivos en un tiro de esquina – o en cualquier momento para ser concretos? Las provocaciones son parte del futbol y si no, que le pregunten a cualquier jugador de antaño. Que le pregunten a Maradona, que le pregunten a Gascoigne, a Zidane y a muchos miles más.

La corrupción con la que trabaja esta Comisión Disciplinaria ha salido a relucir apenas a dos jornadas de su existencia, perdonándole dos partidos de suspensión a Mosquera y dejándole uno  (porque no podían quitarle todos; se hubiera visto fatal). No quiero pensar mal y “faltarle el respeto” a esta “autoridad” que tiene el FMF pero me hacen pensar que el hecho de que fuera el América los deja en serios predicamentos. No sé si hubiese sido lo mismo si el afectado hubiese sido Indios o Gallos. Probablemente no.

Se salió con la suya

Se salió con la suya

Esto me recuerda – hilando – los comentarios que alguna vez hicieron Chuck Blazer y Jack Warner en referencia a la Concachampions, pidiendo a los clubes mexicanos y estadounidenses que participaran con sus primeros equipos. Ante eso, pensé: “Si la CONCACAF quiere equipos de “primer nivel” en su competencia, que asegure estadios, canchas y arbitraje también de “primer nivel”. Yo no arriesgaría a que mi jugador más importante se lesionara por irregularidades en el campo (aka Puerto Rico Islanders) o en el arbitraje (aka muchísimos partidos)”. Era un sueño guajiro que Blazer y Warner pidieran eso, francamente.

Ahora creo lo mismo de lo que se pidió en este “pacto”. Los directivos piden honor y respeto a los árbitros. ¡Entonces que los árbitros hagan bien su trabajo y no se equivoquen! Para exigir respeto tienes que ofrecer calidad de primera, y francamente seguimos teniendo a Hugo León Guajardo y al del gobierno aguascaltense pitando. ¿Así cómo? Además, incoherentes, porque los afectados pueden (con toda justicia) apelar las decisiones de la misma Comisión Disciplinaria. ¿Dónde está la confianza, el honor y el respeto por el trabajo que derivó en la decisión original? Y ahora vemos que ni siquiera el trabajo de la propia Comisión está bien hecho, dado que se ha revocado y además se han disminuido ridículamente sanciones que, en principio, eran incluso cortas.

Ahora porque me digan algo malo (o muy bueno) de mi mami en la cancha, puedo soltarle un macanazo a quien lo dijo con la confianza de que sería lo mismo si jalara de la camiseta del rival estando amonestado. Ridículo. ¿Honor y respeto? Gánenselo.

Tarjeta roja a la Comisión Disciplinaria

Tarjeta roja a la Comisión Disciplinaria

Blatter, el Senil

por Carlos Villalpando

Joseph Blatter vuelve a las andadas.

Joseph Blatter, el Senil.

Así podría ser su nombre si esto fuera una tragedia griega. En el 59 Congreso de la FIFA, llevado a cabo del 2 al 3 de junio en Nassau, Bahamas, Joseph Blatter ha puesto dos condiciones mutuamente excluyentes en cuanto al tema de los seleccionados nacidos en otros países: deben tener 5 años en ese país Y ADEMÁS estar desde los 18 años. Dice que está enfocado en el tema de la selección Mexicana porque es “un tema actual” y que están investigando “qué pasó o qué quiere pasar en ese país [México]” además de declarar que “en otros países ya hemos parado”.  Bajo sus argumentos iniciales, muchas de las selecciones que cuentan con naturalizados deberían también de estar bajo investigación. Pongo tan solo algunos ejemplos, comenzando naturalmente con México:

México: Vicente José Matías Vuoso (ARG), Antonio Naelson Matías “Sinha” (BRA), Guillermo Luis Franco Farquarson (ARG), Leandro Augusto Oldoni Stachelski (BRA).
España: Marcos Antonio Senna da Silva (BRA).
Italia: Mauro Germán Camoranesi Serra (ARG).
Francia: Steve Mandanda (CON)*.
Portugal: Anderson Luis de Souza “Deco” (BRA).
Turquía: Halil Altintop (ALE), Hakan Kadir Balta (ALE), Colin Kazim-Richards “Käzim Käzim” (ING), Marco Aurélio Brito dos Prazeres “Mehmet Aurélio” (BRA), Mevlüt Erdinç (FRA), Nuri Şahin (ALE).
Estados Unidos: John Thorrington (RSA).

Una breve explicación:
México: Vuoso llegó a la edad de 21-22 años, Sinha a los 22, Guillermo Franco a los 26 y Leandro a los 23, siendo Lucas Emanuel Ayala Miño el único naturalizado que cumple con los estatutos expuestos por Blatter.
España: Marcos Senna llegó a los 26 años a España (Villarreal) y obtuvo su nacionalidad tras 5 años en ese país.
Italia: Mauro Camoranesi, a pesar de que legalmente puede ser considerado para la nacionalidad italiana por sus raíces, según los argumentos de Blatter no podría ser considerado por la selección italiana, ya que llegó a los 24 años a Italia y no desde los 18.
Francia: Steve Mandanda debutó hasta los 19-20 años en Le Havre AC, pero es congolés (*no sé si ya residía en Francia a sus 18).
Portugal: Deco llegó a Portugal a sus 19 años.
Turquía: Halil Altintop nació en Alemania y toda su carrera profesional la ha desarrollado allí. Hakan Balta nació en Alemania y no jugó en Turquía hasta sus 20 años. Käzim Käzim nació en Inglaterra y no jugó en Turquía hasta el 2007 con el Galatasaray, a sus 21 años. Mehmet Aurélio nació en Rio de Janeiro, Brasil y no jugó en Turquía hasta sus 24 años. Mevlüt Erdinç nació en Francia y nunca ha jugado en Turquía. Nuri Şahin nació en Alemania y nunca ha jugado en Turquía.
Estados Unidos: John Thorrington nació en Sudáfrica y jugó en Estados Unidos hasta sus 26 años.

NOTA: Muchos otros jugadores de países como Portugal, Alemania, Estados Unidos, Francia, etc. nacieron en otros países pero cumplen las condiciones expuestas por Blatter.

Me parece que Blatter se ha puesto en una postura un tanto rígida, ya que según su argumento, los jugadores pueden gozar de la nacionalidad a la que la ley de cada Estado aplique, pero en cuanto a representar a una selección nacional, incluso jugadores que tienen la doble nacionalidad desde pequeños (como Camoranesi y Deco) no son elegibles para la selección del país en el que no nacieron. Es decir, la naturalización de un jugador puede ser legal (derecho a votar y demás) mas no puede ser futbolística a menos que cumpla con estas difíciles trabas (sobre todo la de los 18 años).

Estos ejemplos fueron tomados según las listas que tienen registradas las selecciones que ocupan los primeros 15 lugares de la clasificación FIFA (y México) para la eliminatoria mundialista en FIFA.com. En los lugares bajos de la tabla deben pulular equipos con este tipo de jugadores. No olvidemos que han pasado por estas (y muchas otras) selecciones jugadores que en este momento no han sido convocados, pero que en su momento hubiesen formado parte de esta lista de ejemplos.

La naturalización de jugadores es un tema debatible, mas me parece atrevido juzgar desde fuera los motivos de naturalización que llevan a estos jugadores a defender una bandera que no es suya por nacimiento. Me parece que debería ser completamente válido que si un jugador (o hablemos mejor de una persona) siente una especial conexión con un país diferente al que lo vio nacer, debería también tener los derechos a los que goza cualquier ciudadano de ese Estado, la selección nacional incluida entre esos derechos.

Muchos toman el naturalizarse como una forma de “comprar” su lugar en una selección nacional y acusan a quienes lo hacen de “quitarle el lugar a los mexicanos”. Me parece que una selección nacional la elige el seleccionador en base a los jugadores que él considera ser los mejores. Si los extranjeros naturalizados forman parte de esa élite, entonces los jugadores mexicanos “a los que se les quita” el lugar deberían trabajar mucho más para competir por un puesto que, además, no les pertenece. Argumentos como éste me parecen excusas por demás mediocres de jugadores que intentan justificar su mal nivel de esa forma.

El señor Blatter, a mi parecer, ha dicho una barrabasada de enormes proporciones. No sólo en decir las “nuevas” condiciones de selección de naturalizados, sino en decir que “en otros países ya hemos [han] parado”. La lista expuesta anteriormente claramente indica lo contrario, y de ser así, que aclare en qué medidas han parado. ¿No van a volver a llamar a naturalizados? ¿Van a quitar de la selección a los naturalizados? ¿Los naturalizados que se han naturalizado y participado en competiciones oficiales vuelven a ser elegibles para su país natal tras esta declaración?

Los naturalizados mexicanos son, por ley, ciudadanos mexicanos como cualquier otro. El requisito para ser seleccionado nacional únicamente es ser elegible como ciudadano mexicano de acuerdo a la ley. Bajo esta lógica, los naturalizados tienen tanto derecho de representar a su país como los que han nacido allí. Una vez más, me parece que Blatter se ha equivocado.

Histórico Fichaje

por Carlos Villalpando

Christián Rogelio Benítez Betancourt

Christián Rogelio Benítez Betancourt

A partir de hoy (y a reserva de que pase su examen médico), Christián Benítez, uno de los mejores jugadores de la liga mexicana, forma parte de las filas del recién ascendido Birmingham City Football Club. Además del fichaje a un club de Inglaterra, lo cual es histórico para Santos, es importante notar la proyección que pueda llegar a tener este explosivo juvenil (23 años) para poder escalar y terminar en uno de los grandes equipos de futbol.

Lo dijo Santos cuando lo fichó y ahora lo repite el Birmingham: hemos fichado a una de las grandes promesas para el futuro del futbol mundial. Santos repitió la dosis contratando a Carlos Darwin Quintero, quien a partir de ahora supongo tomará el puesto titular. Habrá que ver si éste resulta tan efectivo como Benítez. Como santista, estaba renuente a perder uno de los mejores jugadores con los que cuenta mi equipo, ya que el siguiente torneo de Santos debe ser exitoso (por toda la cuestión del nuevo estadio y los 25 años y tal). Además, le podían sacar un par de millones más de venderlo en un añito.

Lo realmente curioso es que un equipo del futbol mexicano puede hacer historia esta temporada en cuanto a dinero recibido por fichajes. Benítez se ha ido con un precio aproximado de £6.2 millones de libras ($10,264,146 dólares), aunque hay versiones que especulan que el fichaje ronda los £9 millones de libras ($14,899,567 dólares) – a mi entender el fichaje más caro que ha salido de México. Suena que Ludueña pueda irse al América (aunque el jugador ya lo ha negado rotundamente) por un precio de $7 millones de dólares. Daniel Guzmán quiere a dos o tres jugadores para su Tigres, entre ellos supongo que a Oswaldo Sánchez, cuatazo y la razón por la que llegó a Santos en primer lugar. Allí irá otro millón y medio de dólares. Se habla también de un interés de Chivas por Fernando Arce (calcúlenle otros $3 millones de dólares).

Bajita la mano, un equipo que no es tan mediático pero que tiene más seguidores que el Pachuca, por ejemplo (está empatado en quinto lugar con Toluca), puede recibir unos $20 millones de dólares en fichajes esta temporada. Me parece que eso es un nuevo récord en nuestro futbol. Lo curioso es que el equipo tiene bases para cubrir sus bajas más importantes, por lo cual no suena descabellado.