Los chicos presumen buenos papeles; los grandes presumen títulos

En este mundial equipos chicos han sorprendido con buen nivel. Colombia es el ejemplo más claro, mostrando buenos planteamientos, grandes goles y un juego colectivo de calidad. Costa Rica es otro ejemplo, aunque no tan evidente. México… sí, nos quedamos donde siempre pero en general la gente está conforme con el nivel que mostró la selección. Argelia, Bélgica, Chile, algunos equipos más medianos que chicos tal vez, pero bueno, el mundo se ha sorprendido con la calidad futbolística de los “no grandes”.Unknown

¿Pero los equipos grandes a qué hora aparecen? Algunos ya cayeron, pero Brasil, Alemania, Argentina y Holanda ahí siguen y, salvo alguno que otro partido, la mayoría de estas selecciones han dejado mucho que desear. No es tan raro que equipos históricos lleguen lejos avanzando sin mucho ruido pero ordenadamente, llegando con empates, goles de último minuto o triunfos en penales. Pero cada vez se ve más que los grandes ya no quieren dar el espectáculo que se espera de ellos. Brasil es el más claro ejemplo. El mundo espera fuegos artificiales en la cancha cuando salta la verdeamarela. Pero esta vez, el equipo de Felipao no juega ni bien ni bonito, pero gana (¡a todos menos a México, eh!). Y ahí está, en semifinales, sacando sin mucho sufrir a la selección colombiana que a todos tenía apuntallados.

Bru3w1_CQAEmA2G

Y es que un equipo chico vive del consuelo de haber jugado bien, de llegar a la fase nunca antes alcanzada, de haberle empatado o ganado al grande, de anotar un gol vistoso. En Colombia debe reinar el dolor en este momento (el Brasil-Colombia terminó hace poco más de media hora), pero lo que quedará será el orgullo de lo conseguido. Igual en Costa Rica. Igual en México (grande, Piojo).

Los grandes, en cambio, de nada les sirve presumir que le ganaron a otro igual de grande, o que pasaron a cuartos, o que su goleador igualó al máximo goleador. Para ellos lo que importa son los títulos, las estrellas en la camiseta que se cuentan en unidades muy claras y no se prestan a debatir si fue una mejor o peor actuación que los últimos 6 mundiales. Lo importante es si ganaste la copa del mundo o no.

¡Ganamos jugando horrible!

¡Ganamos jugando horrible!

Y en esa estrella al final a nadie le importa si Argelia casi te gana en tiempo extra, o si Paco Memo paró todos los tiros de tus goleadores. Si no te llevas la copa, fracasaste y punto. Si te la llevas, no importa que hayas jugado horrible siete partidos. Así funciona y lo más probable a estas alturas es que, como debe ser, un grande gane este mundial, aunque esperemos que Holanda siga con su tradición de ser el Cruz Azul del mundo (sí, sigo ardido con los holandeses y no voy a tomar ni una Heineken hasta el próximo mundial).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s