El producto de la regla 20/11: marketing y emoción

por Carlos Villalpando

A cuatro años de que la regla 20/11 se instauró en nuestro futbol, hemos visto un sutil pero siempre benéfico cambio al sistema que se venía manejando antes.

México tiene la particular tendencia a temerle a lo joven y apostarle a lo experimentado. Esto no necesariamente es bueno ya que tiene varias repercusiones, por ejemplo:
1) Los futbolistas jóvenes, por simple estadística, siempre han sido los que mejor carrera desarrollan en un futbol de alto nivel. Es decir, mientras más jóvenes emigran, mejor les va. Ejemplos, muchos, pero para centrarnos en nuestro futbol: Andrés Guardado, Carlos Vela, Giovani dos Santos, Héctor Moreno y anteriormente Rafael Márquez y Hugo Sánchez. Existen honrosas excepciones, como Luis García y Carlos Salcido.
2) Un jugador joven es más fácil de moldear. Esto es bueno porque primero, se puede identificar mejor con el club en el que están (Omar Arellano, Javier Hernández, Guillermo Ochoa). Se vuelven, a su vez, promesas, presente y futuro del club, convirtiéndolos en emocionantes figuras en sus equipos. No es lo mismo una estrella con proyección que una estrella que no crecerá mucho más. La afición espera año con año verlos crecer hasta niveles que no conocemos. Daniel Ludueña difícilmente mejorará, y a pesar de ser ídolo y figura, ya vimos lo que tiene y no nos emociona ver lo que no ha mostrado. En cambio, no sabemos si a Arellano le espera una prometedora carrera en Europa (y creo que sí).

Las principales campañas de las principales marcas se centran en los jugadores jóvenes. Adidas se centra en Messi...

Las principales campañas de las principales marcas se centran en los jugadores jóvenes. Adidas se centra en Messi...

Estos dos ejemplos no sólo benefician al nivel sino al tipo y cantidad de mercadeo que se puede tomar del potencial de estas jóvenes estrellas. Yo siempre me he declarado fan del jugador joven por su inocencia, su picardía y su falta de maña. Esto no tiene nada que ver con el nivel futbolístico, sino con el tipo de futbol que se practica, sobre todo, en un país con una liga tan mañosa como la nuestra. Pero ésa es una opinión personal.

Veamos ahora las reales repercusiones futbolísticas que ha tenido esta regla. La Selección Nacional bajó considerablemente su promedio de edad y aunque en recientes meses nos ha dejado más dudas que satisfacciones, creo que es el camino a seguir. Las selecciones más potentes del mundo tienen en sus astros a jugadores jóvenes. Benzema, Ribéry, C. Ronaldo, Messi, Rooney, Torres, Fábregas, Robinho y centenares más son pilares en sus selecciones. Giovani dos Santos se va lentamente perfilando a ser el pilar de nuestra selección. Recordemos que apenas tiene 21 años. Le quedan 4 para ponerse al nivel de los mencionados anteriormente.

...y Nike en Rooney.

...y Nike en Rooney.

Es cierto que los jugadores más constantes tienen entre 26 y 30 años, sí, y probablemente también tengan mejor nivel futbolístico en general. Pero lo que hay que ver es que ellos son jugadores consagrados que, contrario a crecer, van a comenzar a descender. Es por eso que un Miguel Sabah, a sus 29 años, no es la respuesta al crecimiento de una selección nacional. Su súbito “repunte” no emociona a nadie. En cambio, tenemos nuestras esperanzas puestas en Vela y cada año esperamos que se consagre, a pesar de su juventud y la difícil competencia que tiene en su club y su liga. Confiamos y nos esperanzamos. Eso nos hace seguirlo, quererlo y tenerlo en una esfera de fanatismo muy distinta a aquella en la que está Sabah.

Lo joven ilusiona.

Lo joven ilusiona.

Hay quien dice que esta regla no sirve y que los talentosos debutarán jóvenes, con o sin regla. Este no ha sido el caso en México. Es una realidad que a los jugadores se les debutaba a los 22 o 23 años, edad en la que, para otras ligas, ya son muy viejos. Wayne Rooney tiene 24 años y llevamos 5 años o más escuchando de él.

Y lo joven vende.

Y lo joven vende.

Mercadológicamente también es favorable centrarse en jugadores jóvenes porque primero, representan el producto del trabajo de fuerzas básicas de un club (casi siempre) y como tal, su amor a la camiseta es mayor al de alguien que, en vez de tener 10 años con un club, ha tenido 10 clubes en 10 años. Esto engancha a la afición. Segundo, la “promesa” del potencial de un jugador sólo se podrá ver a futuro, con paciencia y trabajo. Esto también engancha a la afición a seguir a sus jóvenes, quienes los enamoraron por su espontáneo talento, su identidad con los colores y generan una emoción particular. Se dice “ahí se viene Arellano” entre los chivas, se dice “ahí se viene Ochoa” entre los americanistas, “ahí se viene Andrade” entre los cruzazulinos, “ahí se viene Juárez” entre los pumas. Es una particular emoción que engancha y que vende. Esto es innegable.

El futuro de muchos equipos ya es un presente gracias, en gran medida, a esta regla

El futuro de muchos equipos ya es un presente gracias, en gran medida, a esta regla.

Dentro de todo, ¿ha servido la aplicación de esta regla? Creo que sí. Grandes talentos han surgido en estos últimos 4 años. Algunos para la liga local, otros para las ligas más importantes del mundo. Ejemplos, sobran. Desde Guardado hasta el “Chema” Cárdenas, nuestro futbol se ha visto renovado con emocionantes – y a veces decepcionantes – prospectos de un futuro brillante que podría venir. Esto ocurría, la diferencia es que antes gozábamos de estas promesas durante 3 años, en que eran ya “consagrados” y por edad misma, “estancados”. Ahora agregamos 3 a 5 años más a la emoción.

Anuncios

2 pensamientos en “El producto de la regla 20/11: marketing y emoción

  1. HOLA ESPERO QUE ESTES MUY BIE ELLALE GAMAN PARA QUE METAS UN GOOL PAR QUE TE DIGA GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL BUENO ADIOS TE QUIERO UN BESO

  2. No hay que desanimarse porque nos e pasò a la final, de las caidas se debe a prender alevantarse, no falta mucho solamente nos falla mu cho la concentraciòn…todos sus partidos en el mundial fueron como nunca…lo que mas me emociono de este ùltimo con argentina de que los goles no fueron por ellos,si no porque no se tubo se los dimos…..hay que prepararse mas para el 2014…Dios Les Bendiga Siempre…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s