Súper

Por Ana Dávila

Todavía hay un poco de tiempo. Antes que el drama del descenso acapare todas las pantallas y todas las portadas, hay una oportunidad de hablar de ese par de equipos, allá arriba de la tabla, los “superlíderes”, si pudieran ser dos.

Ser superlíder está un poco devaluado hoy en día. Puede ser por varias cosas, personalmente creo que esto pasa, primero, porque no suele ser el número uno de la tabla quien se queda con el título, y segundo, porque normalmente los “grandes” no terminan de superlíderes y las miradas se dirigen a otros lados. Es lo de menos.

Las figuras

Las figuras

Hoy hay dos. Hoy uno va a quedarse con esa posición, la que permite recibir las vueltas en casa, con el calor de una afición que va al estadio con la plena convicción de que todo saldrá bien. La que garantiza una final en casa, qué privilegio. No es casualidad que se infle el ego de los aficionados superlideristas: el tener un equipo que deje una sonrisa de oreja a oreja cada fin de semana es un lujo que muy pocos pueden darse. Tampoco es suerte la cosecha de puntos, semana a semana, dejando escapar sólo unos pocos y lamentándolo como si se hubiera perdido.

Y sólo son dos, los únicos que como líderes generales han levantado la copa: un Toluca fuerte, ordenado, efectivo y ganador –dos derrotas en los últimos 27 encuentros no podrían ser más elocuentes- y un Pachuca aplastante, dinámico y equilibrado, con una clarísima idea del trabajo en conjunto, de cómo jugar y jugar bien.

El superliderato Pachuca lo tiene en sus manos. Tendrán que ganarle a un Atlas que, hambriento de liguilla, poco cederá a los tuzos en casa. Los zorros, con la contra de que no contarán con su afición, esa que, como ninguna, ha aguantado años de sequía sin quejas y con toda la ilusión, hoy crecida con su “jefe” Lavolpe.
Los Diablos, en cambio, se enfrentarán a un San Luis que ya no se juega nada y por si fuera poco, mal y de malas después del fiasco de la Libertadores.
Parecería una ecuación sencilla pero sucede que… todo puede suceder.

Una final entre escarlatas y tuzos -lo que más se parecería a un cierre de torneo largo- es una fuerte posibilidad. Y qué justa sería. Porque a diferencia de otros torneos, la disparidad entre ambos conjuntos y el resto de los equipos es demasiado palpable. Como el dinero y el amor, la constancia, los números y el nivel no se pueden ocultar.

Un Chaco Giménez inspirado –e inspirador-, Damián Álvarez al cien y Mendivil que despertó con hambre o un Mancilla goleador, Sinha brillante y de líder Da Silva. ¿Quién será el guapo que le pegue a estos dos gigantes? Hagan sus apuestas.

Anuncios

Un pensamiento en “Súper

  1. La clave de estos dos equipos para mantener el nivel futbolistico desde hace varios años, es que dentro de su plantilla no han realizado cambios de jugadores como otros equipos, que solo piensan que contratando jugadores de nombre van a lograr conseguir titulos y eso en cualquier parte del mundo no es posible, por el ego de los jugadores, por eso la clave del Pachuca y Toluca es que han hecho cambios en posiciones específicas y no han alterado su base y columna vertebral del equipo.

    Han tenido la fortuna de contar con directivas que se ocupan del equipo como tal y tienen muy buenos visores en sus equipos, para detectar talentos o bien jugadores que sin mucho nombre son excelentes en su posición.

    El ejemplo mas claro es lo media de contensión del Toluca.

    Además de que tratan a los jugadores con mucho caracter humano y los hacen parte del equipo en todos los aspectos, eso es lo que hace grande a un equipo, no la camiseta y los jugadores de nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s